La boda de María y Luis en Córdoba

Los protagonistas de hoy se conocieron en la feria de Córdoba hace ahora 10 años aunque no empezaron a salir hasta unos meses más tarde. "Gracias a la insistencia de Luis que apostó por nosotros desde el minuto uno, fuimos construyendo nuestra relación que el pasado 12 de septiembre terminó con el noviazgo y comenzó con el matrimonio, con nuestra pequeña gran familia de dos", comenta María

La novia recuerda con especial cariño cómo y dónde le pidió matrimonio su ahora marido. "En las vacaciones del verano 2019 nos marchamos a Londres y Berlín. Sin duda, son nuestras ciudades favoritas. Luis vivió su Erasmus en Berlín y yo me marché a Londres a trabajar de au pair. Ambas ciudades nos marcaron de manera muy positiva y Luis quiso que estuvieran presentes en uno de los días más bonitos de nuestras vidas", señala. 

"Era el segundo día en Londres y tras comer en el restaurante Polpo de Chelsea, mientras esperábamos la cuenta, él me dio mi regalo de cumple por adelantado. Era una ilustración de @martabge donde salíamos los dos con una frase y una fecha: "La sonrisa es mía, el motivo eres tú", 12.09.20. En ese momento no me di cuenta de la fecha y no era de asimilar qué estaba pasando hasta que me regaló un precioso solitario de oro rosa y fui capaz de atar cabos". 

Llegó el gran día y todo fue rodado para ellos a pesar de casarse en plena pandemia. 

Luis llevó un traje en color azul marino de la firma Emidio Tucci. Añadió una corbata en tonos azules y blancos de la tienda cordobesa Pedro Jiménez

Como complementos llevó un reloj de Lacoste "muy al estilo de Luis". Los gemelos elegidos eran de oro y pertenecían a su abuelo. "Se los cedió su padre para que los luciera en un día tan especial, haciéndole así partícipe de su boda". 

Durante los preparativos María lució una bata de Etam en color azul-grisácea. "Es poco común en las novias pero respondía a la perfección a mi forma de ser, con una novia muy poco novia. Mi amiga de la infancia y testigo, Bea, me la quiso regalar y fue un detalle precioso". 

Para el peinado confió en su peluquero de toda la vida, Alfonso. Con él se sintió muy cómoda y "al conocer mis gustos supo que quería algo sencillo. Un peinado que no perdiera mi esencia". De este modo optó por una melena con ondas al agua y ralla al lado. 

Por lo que al maquillaje se refiere, María no lo dudó y se puso en manos de la agencia Menchu Benítez. "Las profesionales de Menchu, en especial Cristina, hicieron un maquillaje natural en el que destacaba el color fresón del labial. Un maquillaje de lo más natural con el que no podía sentirme más a gusto". 

Las circunstancias hicieron que María tomara una drástica decisión por lo que a su vestido se refiere y aunque no llevó el vestido del que en un principio se enamoró, no puede estar más contenta con el resultado de su elección. 

"El fin de semana antes del confinamiento, me marché con mi madre y mi hermana a Sevilla en busca del vestido ideal. Lo encontré pero finalmente no fue el elegido. Tras confinarnos y ver la triste realidad que estábamos viviendo, las prioridades de nuestra boda cambiaron. De poder celebrarla sería algo más especial y modesta por lo que creímos que era momento de reajustar el presupuesto de la misma y priorizar verdaderamente lo importante, el sacramento del matrimonio y no un súper fiestón donde mostrar nuestras mejores galas. Así pues, me puse a indagar por internet pequeñas colecciones de vestidos de novias y así es como encontré mi vestido. El vestido Maggie de Malmo Design fue el elegido y lo volvería a elegir una y otra vez. Tras unas modificaciones realizadas por mi modista, tuve el resultado de un vestido sencillo y cómodo, muy cómodo. 


"Sin duda alguna mi complemento favorito fueron los pendientes", dice María. Llevó unas esmeraldas colombianas de su abuela como la base que crearon junto con una amiga joyera de la familia. "Una combinación preciosa de esmeralda y diamantes regalo de mi madre y mis dos amigas, Anabel y María".

Una de las cosas que más claras tuvo al saber que se casaba fue la elección de los zapatos. "Sabía que quería algo diferente. Unos zapatos que no fueran de novia. De este modo me decidí por unos salones de rafia negros con el talón destalonado. Son del diseñador Ángel Alarcón". Sin embargo, la cosa no quedó ahí y es que llevó unos segundos zapatos. "Mi amiga y testigo Mar me regaló los zapatos de esparto más cómodos del mundo también en color negro de la firma Manebí". 


El tema del ramo se le hizo cuesta arriba porque confiesa que no le gustan las flores. Decidió darle un toque personal y escogió "una combinación de plantas en color verde con plumas de pavo real. Fue algo súper original". De todo ello se encargó Rafa de Pinsapo

Además le añadió un detalle muy significativo para ella. "La medalla fue lo más bonito y especial para mí. La mejor amiga de mi hermana y una más de la familia, Andrea, me regaló la medalla chapada en oro con la frase: "Sé que hoy estarías aquí si el cielo no estuviese tan lejos". El encargo, una vez más, fue realizado por la maravillosa Marta de martabge". 

La celebración religiosa tuvo lugar en la iglesia de San Nicolás de la Villa, en el centro de Córdoba

Los novios estuvieron acompañados de 3 pajes, dos sobrinas de Luis y el hijo de su amiga Mar "los cuales iban vestidos de una tienda cordobesa especializada en trajes de arras llamada Cáñamo. Los diseños del pelele y de los vestidos los crearon mi suegra y mi cuñada, en especial, ya que para eso tiene un gusto maravilloso. Las niñas llevaron un tocado muy discreto hecho con paniculata realizado por Elena de Capellina. Para los zapatos nos decidimos por unas alpargatas en tono blanco a juego con los topos del vestido de la tienda cordobesa Calzados Chavalines


Ambos tuvieron clara la elección de la iglesia desde el principio. "No había duda ya que Luis pertenece a dicha iglesia y Hermandad desde su nacimiento. Para él y su familia tiene un significado especial y todos sus familiares se han casado allí. Así que por tradición familiar y por gusto, fue la elegida". 

Quisieron tener detalles con los invitados y a la entrada de la iglesia pusieron gel hidroalcohólico y para combatir los 37º que aquel día azotaban a Córdoba unos abanicos


Entró a la iglesia del brazo de su hermano. Algo que recuerda con especial emoción. "La entrada junto a mi hermano pequeño, mi padrino y la canción favorita de mi padre, "Lo ves", interpretada al piano, unían el cielo y la tierra y hacían que me llenara de felicidad el camino hacia el altar. 



Luis y su madre esperando al fondo y todos nuestros familiares y amigos en el interior hicieron que me sintiera la chica más feliz del mundo". 









Huerta 28 fue la finca elegida para celebrar el banquete y la posterior fiesta siguiendo todo el protocolo covid.

"Hasta el momento era un sitio desconocido para nosotros pero ahora sabemos que no hubiéramos encontrado un sitio más ideal". 

Catering Charlotte se encargó de hacer las delicias de los novios e invitados. "Destaca por platos únicos y originales y con la presentación más bonita que pueda existir". 

Su elección fue de lo más innovadora para todos "ya que en Córdoba solemos movernos por dos o tres lugares de celebración y aunque sabíamos que iba a ser una apuesta segura no iba a ser original. Así pues al conocer el sitio quedamos enamorados con esos jardines, el césped, la idílica jaima adornada con bombillas...". 

El seating no tuvo ninguna temática especial aunque quisieron decorarlo con flores de Pinsapo. Hicieron un diseño hexagonal en el cual iban colgadas las mesas con los nombres de todos sus invitados.

María recuerda que "no faltaba detalle en cada una de las mesas. Desde la mantelería donde combinamos cuadros vichy con manteles lisos, la cristalería verde y cada uno de los puestos elegidos con una temática diferente. Quedó de anuncio". 



El catering fue todo un descubrimiento tanto para los novios como para los invitados. El cóctel se reajustó a las normas y los aperitivos fueron servidos en bandejas individuales. "Nuestros favoritos fueron el bombón de foie almendrado sobre tosta de pasas y el taco mexicano, sin olvidar la mesa de pulpo a la brasa que eligió Luis ya que es un amante de este manjar". 


"Nos decantamos por hacer un cóctel largo y un plato en mesa. Ahí fuimos a lo seguro y no fallamos. Escogimos una carrillada ibérica caramelizada con patatas París". 

Uno de los momentos más divertidos para los recién casados fue la entrada al banquete. "La canción para la entrada fue lo más. Algo atrevido y divertido a la vez. Lo hicimos al ritmo de "Pam x Stereo Love", canción que animó a todos los invitados". 


"Una vez en el banquete, los testigos masculinos tenían un puro y las testigos femeninas una pulsera chapada en oro con el nombre de cada una de ellas. Ambos regalos realizados por Marta de martabge. Para el resto de invitados decidimos que el dinero de sus regalos se destinara a la AECC para que puedan seguir investigando y luchando contra esta maldita enfermedad". 

El ramo se lo entregó a su hermana Ali. "Tenía claro que sería para mi hermana. Ella la mediana de los tres y mini yo. Tenía que ser especial ese día y, aparte de ser mi testigo, el ramo era suyo. Con la canción "Si tú la quieres" le pasé el relevo y espero que haga efecto ya que no conozco relación más sana que la de Ali y Miguel". 



Las restricciones causadas por la pandemia no permitieron celebrar una barra libre así que optaron por no abrir el baile. "Nos parecía raro bailar para que todos volvieran a su mesa". 

Mysound fueron los elegidos y fue una decisión que tuvieron más que clara desde un principio. "Nuestra dj favorita Laura fue la encargada de poner música y hacer disfrutar a todos". 

A falta de candy bar, se reinventaron y prepararon unas bolsas de golosinas y frutos secos para todos. 

"Al principio la idea del fotógrafo no la tuvimos nada clara. No queríamos pasarnos el día de nuestra boda detrás de un objetivo haciéndonos fotos con unos invitados y otros y sin disfrutar de todos los momentos que la boda nos deparaba. Entonces conocí el trabajo de Juan Luis Morilla, un fotógrafo sevillano que se caracteriza por inmortalizar todos los momentos sin necesidad de avisar a los novios de que están siendo fotografiados. Me pareció lo más. Sus fotografías son preciosas y de verdad". 

Para el vídeo se decantaron por alguien a quien ya conocían y no fallaron. "A través de unos amigos descubrimos a Manuel García de Mata, de Querida Catherine. Sus vídeos son divertidos y muy profesionales como él". 

"Tanto Juan Luis como Manuel hicieron el tándem perfecto ya que fue la primera vez que trabajaban juntos". 

Uno de los momentos más emotivos para la pareja y sobre todo para Luis fue el llegar a casa una vez terminada la celebración. "tenía una carta de su abuela que le regaló a sus padres el día que ellos se casaron, también un 12 de septiembre. En ella hablaba de que ganaba un hijo en la familia y de los valores de esta". 






Ya sabéis chicos, toda aventura comienza con un sí. Mil gracias por compartirlo, 




Post relacionados

Comentarios

Entradas populares