La boda de Paloma y Jesús en el Cortijo Pino Montano

 Cuando me topé con Paloma en las redes supe que tenía que publicar su boda en el blog y compartirla con todas vosotras. 

Paloma y Jesús son de los primeros novios que se casaban después de un invierno durísimo para todos. Sin embargo, su amor estaba y está por encima de todo y quisieron seguir adelante con su boda sin posponerla a 2021. 

Conoció a su chico siendo el novio de una amiga suya. Reconoce que eran "muy pequeños, lo dejaron y al cabo de los años, empezamos a tontear y hasta hoy que han pasado 11 años y medio. Empezamos con 16 y 17 años". 

Jesús y ella fueron a pasar el fin de semana del cumpleaños de Paloma a Portugal y se hospedaron en un hotel que le encantaba. Sin embargo, él organizó una escapada a Punta Umbría, lugar "donde él veranea y le encanta" para pedírselo allí. "Fue capaz de esperar hasta llegar a su playa favorita para hacerlo, en vez de pedírmelo en el hotel tan ideal al que fuimos"

Una vez dado el paso decidieron guardar el secreto durante dos meses hasta tener clara la fecha de la boda, que sería el 23 de mayo. Sin embargo, hubo un contratiempo y es que durante esos meses de espera la hermana de Paloma anunció que se casaba ese mismo día y decidieron posponerla al 26 de septiembre. "Con el covid ella tampoco pudo casarse y acabó haciéndolo el 28 de agosto, 28 días antes de nuestra boda por lo que fue un año muy intenso en casa". 

Para el gran día Paloma se puso en manos de Pelu Dinte, su peluquería de confianza llevada por José y Vero. Al recogido, un moño bajo, añadieron un tocado con gran valor sentimental tanto para ella como para la familia de su chico. "Llevé un tocado de la abuela de Jesús. Se lo puso en su boda y nadie más se lo ha vuelto a poner nunca". 

Mientras se preparaba, lució un conjunto de color gris perla con encaje de la tienda sevillana Hayanube que le regaló su madre.


La historia de su vestido también tiene mucho significado para la familia. "Me lo hizo Carmen Maza, tía de Jesús. Lo tenía completamente claro. Me encantan ellas (madre e hija). Me identifico mucho con su estilo, así que estuve muy tranquila. Y eso, sumado a que me conocen perfectamente después de casi 12 años... Tenía claro que iba a salir algo original y así fue. Un traje sencillo, sutil pero diferente. De hecho fue Ana Rojas, hija de Carmen, quien me dijo el primer día: "he preparado una cosa para ti" y de hecho eso fue más o menos lo que me acabé poniendo". 



Por lo que a los complementos se refiere, optó por llevar su anillo de pedida y unos pendientes de su madre "ya que el tocado no permitía ponerme nada más". Fue una decisión difícil para ella porque recuerda haberse comprado unos pendientes que se los "quería poner sí o sí" porque se sentía completamente ella. Se trataba de unos jazmines de diferente tamaño de Carolina Herrera.

Los zapatos fueron regalo de una de sus mejores amigas de la firma Jorge Larrañaga. "Súper sencillos, color verde grisáceo, de punta redonda y taconazo". 

Su madre y su hermana estuvieron con ella en todo momento y fueron quienes la ayudaron a vestirse. 





"El ramo me lo regaló una íntima amiga. Era de Mermoca, floristería de la tía de Jesús. Yo quería que fuera de una sola flor, tipo el que llevó Carolina de Mónaco y su madre Grace Kelly. El estilo de las flores quería que fuese tipo las del tocado pero lo dejé para unas semanas antes de la boda y fue complicado encontrar la flor". Al final acabó siendo buvardia en cascada. 


Jesús vistió un chaqué de Dappers, al igual que sus zapatos, y una corbata de Lester

Como complementos lució el reloj que le regalaron en la pedida y unos gemelos muy especiales para él porque pertenecían a su padre. 

La pareja se dio el sí quiero en la Parroquia de San Bernardo ya que Jesús se había bautizado allí y le hacía mucha ilusión que fuese en el mismo sitio. 




Paloma llegó en coche junto a su padre mientras Jesús esperaba nervioso y feliz junto a su madre.




Ambos tienen muy buen recuerdo de la ceremonia. "Lo mejor del día sin duda. Nos casó un cura amigo de la familia e hizo una ceremonia tan bonita... Lo disfrutamos muchísimo los dos". 












El coro del Colegio Entreolivos se encargó de poner la nota musical al enlace. 

Tras haberse convertido en marido y mujer, Paloma, Jesús y todos sus invitados se trasladaron al Cortijo Pino Montano lugar donde continuaron con la celebración. 

"Siempre nos había encantado ese sitio. Íntimo y pequeñito. Un lugar al que tenemos mucho cariño porque yo he trabajado mucho para ellos de pequeña y ellos para mí y aparte uno de los hermanos que lo lleva es de la familia".



Elena Orozco, íntima amiga de Paloma "hace estampados, le di una idea y me la plasmó a la perfección". La impresión la hicieron Cantón&Palacios, una imprenta que lleva muchos años trabajando junto a Paloma y que son de plena confianza para ella. 

El seating plan, aunque todo era tipo cóctel, también fue a cargo del novio. Él mismo lo pintó junto a su hermano. "Lo teníamos claro. Eran nombres de restaurantes de Zahara de los Atunes y de Punta Umbría. Por el amor que le tenemos a nuestras playas y porque nos encanta salir a comer. Nos hacía muchísima ilusión ponerlos".



Flowers by Clara se encargó de decorar los espacios. 






Alda&Terry, el catering de la familia del cortijo, hizo las delicias de novios y el resto de invitados. "Nos encanta y son los mejores, en comida y sobre todo en como lo presentan todo al detalle, tal y como soy yo". 

La pandemia ha hecho que las bodas cambien en algunos aspectos y que las parejas se adapten a los nuevos tiempos. Por eso y aunque en un principio querían que hubiese habido banquete se decantaron por hacerlo todo tipo cóctel. 

Además, quisieron tener un detalle solidario con sus invitados. Pusieron unas mascarillas de la asociación ANDEX (Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Andalucía). 

La entrega de ramos fue de lo más entretenida y divertida. "Dimos 7. A una prima de Jesús con la que hemos compartido mucho todos estos años, dos íntimos amigos de él, tres íntimas amigas mías y a mi hermana". 

El primer baile lo hicieron a modo de sorpresa. "Como la boda fue tipo cóctel y no queríamos que la gente tuviese que moverse para vernos bailar, lo hicimos en medio de donde estábamos cenando. Lo abrí con mi padre, por supuesto, con la canción 'Le Festin' de la película Ratatouille unida a 'How long will I love you' cuando bailamos jesús y yo. Aunque, sin duda, el boom llegó cuando mi cuñado Juan, de dieciséis años, nos preparó una sorpresa espectacular. 'My way' de Frank Sinatra cantada por él. Fue un momento espectacular e inolvidable". 










La pareja decidió no contar con DJ debido a la pandemia. "No quisimos ponerlo aun teniendo a nuestro íntimo amigo Juan Rojas de Staffsound, mejor DJ de Sevilla. De este modo, para las 2 horas de barra libre contamos con el grupo Planeta 80". 

Paloma y Jesús no tuvieron dudas a la hora de elegir a su fotógrafa. "De las fotos se encargó mi amiga del cole Mónica Ortega". Del vídeo, "otro amigo, Emotion Film". 

Para ambos fue una boda muy deseada que disfrutaron con muchas ganas, cariño y positividad. Después del confinamiento nadie sabía cómo serían los eventos, y en este caso, las bodas y con toda la situación de incertidumbre todos la disfrutaron aún más si cabe. El momento más especial y que con más cariño recuerdan es "sin duda la sorpresa de mi cuñado Juan cantando 'My way' fue absolutamente increíble. 

Como dice Paloma y no puedo estar más de acuerdo: "El hombre propone y Dios dispone". 

Mil gracias chicos por haber compartido vuestro bonito día con el universo Missbrideside.



Post relacionados

-

La boda de mi mejor amiga

La boda campestre de Gemma y Alejo en el Priorat

Comentarios

Entradas populares